0

Un conductor bebido se estrelló en la madrugada de este sábado contra una rotonda cerca del cementerio de Palma y después se dio a la fuga. La Policía Local lo buscó por las inmediaciones y finalmente lo interceptó huyendo a pie.

El turismo, de color negro, circulaba por la vía de cintura en dirección a Son Moix y se desvió a gran velocidad por la salida del Camino de Jesús. Bajó la pendiente y al llegar a la rotonda no frenó y se estrelló contra una palmera de la isleta.

El vehículo quedó destrozado y las puertas laterales no se podían abrir, pero el conductor se las apañó para salir por la puerta del maletero. Cuando las primeras patrullas de la Policía Local llegaron a esa rotonda, se encontraron el coche vacío, pero el accidente era muy reciente y supusieron que el ocupante no podía estar muy lejos, por lo que dieron una batida por las inmediaciones del cementerio.

Finalmente lo interceptaron y el hombre reconoció que era el conductor fugado. Fue sometido a la prueba de alcoholemia y triplicó el máximo permitido por la Ley.