Entrada del conocido establecimiento de Vilafranca de Bonany. | M. À. Cañellas

8

Un joven de unos treinta años fue detenido el pasado mes de septiembre tras ser cazado intentando entrar a robar en el restaurante Es Cruce, en Vilafranca de Bonany.

El suceso tuvo lugar en torno a las 22.00 horas, cuando el arrestado junto a dos hombres fueron vistos por un familiar del dueño subidos en el tejado del conocido establecimiento.

El ruido de las tejas quebrándose al ser pisadas por los tres varones delató a los sospechosos y les dejó al descubierto en una hora en la que aún había gente cenando.

En ese momento, un testigo avisó a un cocinero del restaurante, que salió a toda prisa y pudo ver como tres personas intentaban huir en dirección Vilafranca después de saltar a una zona ajardinada que hay junto al parking.

Una de ellas quedó rezagada al intentar abandonar el lugar con una moto de gran cilindrada. Al arrancar el vehículo metió mal la marcha y acabó golpeando a dos coches que se encontraban estacionados, siendo interceptado en el parking del establecimiento y retenido hasta que una patrulla de la Benemérita acudió al restaurante. Los otros dos jóvenes pudieron escapar, sin que se sepa si se marcharon del lugar en un coche o a pie, y no han sido localizados.

Minutos después, un cliente que presenció los hechos desde el interior del restaurante dio el aviso a la Guardia Civil, que arrestó al sospechoso y puso en marcha el dispositivo de búsqueda para dar con los dos acompañantes del detenido.

El varón detenido, asistido por el letrado Luis Morey, pasó disposición judicial y está siendo investigado por un delito de tentativa de robo en establecimiento abierto al público.