El anciano agredido en Magaluf: «Desde el día del atraco no he vuelto a ser el mismo»

| | Calvià |

Valorar:
preload
‘El Peseta’ muestra el lugar donde sufrió el asalto.

‘El Peseta’ muestra el lugar donde sufrió el asalto.

18-10-2018 | A. Sepúlveda

«Rafa, ya he visto en la Ultima Hora que lo han cogido. Me alegro», le comenta un amigo en el concurrido bar Cupido a ‘El Peseta’, el hombre de 81 años que sufrió un brutal atraco en plena calle en Magaluf. Su agresor, un joven de 20 años, fue detenido el martes y el miércoles fue mandado a prisión por la jueza tras tomarle declaración.

Rafael Miranda ya sabe que quien le hizo pasar el peor trago de su vida el pasado 29 de septiembre está entre rejas. «Ahora solo quiero que se haga justicia. Mi familia y yo lo hemos pasado muy mal», explica mientras no paran de acercarse a él para comentar el arresto del joven atacante.

Han pasado tres semanas y su día a día ha cambiado. «Sigo saliendo, no me voy a quedar encerrado en casa, pero voy mirando para atrás por si viene alguien. Tengo miedo, es imposible olvidar lo que me hizo aquel chico. Desde ese día no soy yo», relata.

En diez días se cumplirá un mes de la agresión que sufrió en la calle Galeón a plena luz del día y que le obligó a estar más de una semana hospitalizado. «Solo recuerdo que alguien me vino por detrás y me dejó inconsciente. A partir de ahí no sé lo que pasó». El atracador le robó 100 euros y le provocó la pérdida de parte de la lengua. «Eso no se lo voy a perdonar nunca», agrega mientras señala dónde ocurrió todo.

‘El Peseta’, como conocen todos a Rafael en Magaluf, no se explica cómo se ha llegado a esta situación en el núcleo calvianer que le acogió hace 46 años procedente del pueblo granadino de Algarinejo. «Llegué aquí con 35 años y nunca he tenido ningún problema con nadie. En aquella época Magaluf era ‘gloria bendita’ y mira en lo que se ha convertido», apunta apenado. A pesar de todo lo que ha padecido se muestra orgulloso por el apoyo que ha recibido. «Mucha gente vino a verme al hospital y se preocupó por lo que me había pasado», narra emocionado.

En el corto paseo que va desde el lugar de los hechos hasta el bar le da tiempo a acordarse de la Guardia Civil. «Son unos profesionales. Hay que agradecerles el trabajo que han hecho para detener al que me hizo esto», sostiene.

Ya en el bar, que también es administración de loterías, mira un décimo acabado en 37. «Dame este, Javi», le pide al dueño. «Es el año en que nací. A ver si me toca y olvido todo esto de una vez». Quiere pasar página cuanto antes pero no será fácil.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

tomeu
Hace un año

esi dificil acabar con los delincuentes, pero es muy facil acabar con los delincuentes habituales- si se quiere-

Valoración:9menosmas

quasimodo
Hace un año

Vamos a ver lo que le pasa al delincuente este. No sería de extrañar que ya estuviera en la calle, eso si, con cargos, que seguramente no le dejarán dormir. Hay que defenderse, de una manera o de otra, ya que los que tienen que protegernos no lo hacen. Y que conste que no me refiero ni a la policía ni a la GC. que hacen una labor fantástica.

Valoración:18menosmas

Nan
Hace un año

Van a por ellos por la gente mayor y les dan brutales palizas para robarles lo digo porque a mi padre de 72 años le cogieron por detrás dos salvajes como este lo tiraron al suelo y les rompieron la cara y golpes por todo él cuerpo para robarle todo lo q llevaba mucho cuidado pues esto se está extendiendo por toda Mallorca

Valoración:43menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1