Las calles de Sant Llorenç, llenas de voluntarios y de solidaridad. | Elena Ballestero

13

La avalancha de solidaridad con Sant Llorenç ha sido descomunal este viernes festivo, Día de la Hispanidad, y centenares de mallorquines se han desplazado hasta la localidad más afectada por la riada que el pasado martes anegó calles y casas y se llevó por delante la vida de al menos doce personas.

Desde primera hora del día los voluntarios acudían al centro del pueblo, aunque en esos momentos su contribución era más necesaria en otros puntos, como por ejemplo Canyamel, donde cerca de cien personas han sido destinadas, o s'Illot.

Sin menospreciar el gesto y la buena voluntad de muchos, las autoridades locales y los servicios de emergencias han tenido serios problemas para gestionar un operativo que en cierta manera ha sobrepasado todas las expectativas; unos problemas más que lógicos si contemplamos que son probablemente más de mil las personas que trabajan y ayudan en diversos puntos de toda la comarca.

De hecho, este viernes al mediodía, ya se ha dado por cerrado el cupo de voluntarios necesarios para todo el fin de semana.

Noticias relacionadas

Recepción de ayuda

Otro síntoma de que toda Mallorca está sensibilizada y volcada con las gentes que han sufrido en su propia piel está tragedia es el hecho de que ha sido necesario cambiar el punto de recepción de materiales donados para los afectados de Sant Llorenç a Manacor, puesto que en las dependencias dispuestas a tales efectos en la primera localidad no cabía ya ni un alfiler.

Este mismo viernes por la tarde los Reyes de España se desplazan a la zona, acompañados por la presidenta del Govern, Francina Armengol, y el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque.

El otro gran punto de interés de la jornada se encuentra en Son Carrió, donde unos 600 efectivos de los servicios de emergencias tratan de localizar al niño Artur, la última persona que falta por localizar tres días después del desastre.

Al pequeño se le busca con especial dedicación en la zona donde este pasado jueves se halló su mochila y donde, horas antes, fue localizado el cadáver de su madre.