Vista aérea desde el helicóptero de la Guardia Civil de Sant Llorenç a s'Illot. | Guardia Civil

35

Baleares tiene identificados oficialmente un total de 11 tramos (10 en Mallorca y uno en Ibiza) de torrentes considerados Áreas de Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSI), entre ellos el Torrent de ses Planes, en Sant Llorenç, y la desembocadura del mismo en s’Illot (allí llamado es Riuet). Esta identificación oficial corresponde a la Direcció General de Recursos Hídrics, dependiente de la Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca.

El resto de tramos corresponden a los siguientes torrentes y municipios: Na Bàrbara (Palma), Gros (Palma y Marratxí), Coanegra (Marratxí), Campos, Vall den Marc-Sant Jordi (Pollença), Major (Sóller), Peguera-Torà (Calvià), Galatzó-Santa Ponça (Calvià) y sa Llavanera (Eivissa, Santa Eulària).

Todos estos tramos clasificados como ARPSI suman 37,5 kilómetros, siendo los más largos los de Coanegra y Gros (el primero confluye en el segundo) en Marratxí y Palma, con 7,8 kilómetros y 8,2 kilómetros. La suma de estos tramos suma 16 kilómetros de riesgo significativo de inundación. Los dos tramos de Sant Llorenç no son precisamente los más largos: ses Planes sólo tiene 1,5 kilómetros y es Riuet, 2 kilómetros. Desgraciadamente, el pasado martes se comprobó que una menor área de riesgo no significa un menor efecto devastador.

El objetivo principal de la delimitación de estas áreas es ser útil para la elaboración de planes de gestión del riesgo, con establecimiento de prioridades y tomas de decisión adicionales, de carácter técnico, económico y político.

Un trabajo de Bernadí Gelabert, profesor de Geodinámica de la UIB, titulado Delimitació de les zones inundables de les Illes Balears, explica que «los problemas de inundación en Baleares se concentran en tres zonas donde los riesgos detectados confirman los daños históricos por crecidas. Estas tres zonas son: Palma, Manacor-Sant Llorenç y Alcúdia».

Para la zona de Manacor-Sant Llorenç, Gelabert señala que «el poco relieve de las zonas pobladas –sobre todo Manacor– se une al gran potencial de escorrentía de los torrentes que desembocan en las costas de levante y norte de Mallorca. Se trata de una de las zonas con mayores daños por inundaciones en las Islas».

El mismo estudio indica que «los cascos urbanos tradicionales de las Islas están protegidos contra las inundaciones», pero Gelabert añade cuatro excepciones: Sóller, Manacor, Campos y Sant Llorenç. Todos los ARPSI atraviesan tramas urbanas.

Concretamente, una buena parte del núcleo urbano de Palma está encajada entre los ARPSI de Na Bàrbara y del Torrent Gros. Entre ambos se encuentran el polígono industrial de Son Castelló, El Vivero, es Rafal Nou, Son Malferit y el Molinar.

También es destacable el ARPSI del Torrent de Campos, que afecta a buena parte del núcleo urbano de esta localidad, y el de Coanegra, que atraviesa el Pont d’Inca, en Marratxí.

En Sant Llorenç, el ARPSI abarca el Torrent de ses Planes y su confluencia con el Torrent de sa Blanquera, procedente del este. En s’Illot, el ARPSI se inicia en la carretera Son Servera-Porto Cristo y se prolonga por el torrente hasta la playa.