Condenan a un hombre que golpeó a su hija en la cara porque no hacía los deberes

| Murcia, España |

Valorar:
Visto 1310 veces
preload
Le propinó un golpe en la cara, produciéndole un edema y hemorragia en el ojo izquierdo y eritema en la región nasal, lesiones que tardaron ocho días en curar.

Le propinó un golpe en la cara, produciéndole un edema y hemorragia en el ojo izquierdo y eritema en la región nasal, lesiones que tardaron ocho días en curar.

15-09-2018

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia de un Juzgado de lo Penal de esta ciudad que condenó a 56 días de trabajos en beneficio de la comunidad a un hombre que golpeó en la cara a su hija porque no hacía los deberes y que le produjo lesiones que tardaron ocho días en curar.

La sentencia desestima así el recurso que presentó el acusado, que negó haber golpeado a la menor y que atribuyó la denuncia a una «confabulación» orquestada por su esposa y la niña para conseguir una mejor posición en el proceso de separación matrimonial.

El Juzgado de lo Penal, en la sentencia que ahora se ve confirmada íntegramente, declaró probado que los hechos ocurrieron en marzo de 2016 en el domicilio familiar, en un momento en el que la esposa estaba ausente, cuando el acusado recriminó a la menor su bajo rendimiento escolar y que se no preocupara de hacer los deberes.

Además de hacerle esa crítica, le propinó un golpe en la cara, produciéndole un edema y hemorragia en el ojo izquierdo y eritema en la región nasal, lesiones que tardaron ocho días en curar.

El Juzgado consideró que esos hechos quedaron probados en el juicio oral, no así otras dos agresiones denunciadas, una de las cuales se habría cometido en el domicilio de la abuela materna.

Según la denuncia, en una de ellas habría golpeado a la niña contra el cristal de una ventana al responsabilizarla de la rotura de la misma.

Estas dos hechos no se consideraron probados, por lo que el padre fue absuelto de sendos delitos de malos tratos en el ámbito familiar y de un delito de maltrato habitual.

La condena se fijó en 56 días de trabajos comunitarios y en una orden de alejamiento en cumplimiento de la cual no podrá comunicarse con su hija ni acercarse a menos de 200 metros del lugar en que se encuentre por tiempo de dos años.

Además, deberá abonarle una indemnización de 270 euros por las lesiones que le produjo en la agresión que se consideró probada en la vista oral.

En su apelación, que ha sido desestimada por la Audiencia Provincial de Murcia, el condenado negó los hechos y expuso que la denuncia fue presentada cuatro días después de que los mismos, presuntamente, hubieran ocurrido, sin que en ese tiempo los profesores de la niña apreciaran lesión alguna en su rostro.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

nemito
Hace 2 meses

Ante todo, hay que evitar el pegar a un hijo. Pero ya hay precedentes, de que por castigar a un hijo y éste denunciarlo, al padre también lo han condenado. Después, si esos mismos menores llegan a las tantas de la mañana borrachos a casa, ó ingresados con un coma etílico, salen las voces de siempre culpando a los padres por no educarlos correctamente. Hay una ley del menor, que deja en muchas ocasiones con las manos atadas a esos padres para educar a sus hijos, dejando a esos hijos haciendo lo que les de la gana, sabiendo ellos que hagan lo que hagan, la ley está de su parte.

Valoración:26menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1