El vehículo que conducía el acusado. | A. Sepúlveda

19

El taxista que llevó a Son Banya a Wouter van Lujin declaró este viernes como testigo en el juzgado de Instrucción 3 de Palma y dió una versión que pone en duda la autoría del crimen del cineasta holandés. Según contó el testigo, la noche del 13 de julio llevó a la víctima desde Palmanova al poblado.

En el coche iban dos personas más: un ciudadano paquistaní y otro tunecino. Cuando llegaron, el primero en bajar para comprar estupefacientes fue el asiático. Se encaminó a una vivienda de la calle 5. Van Lujin fue tras él uno o dos minutos después.

Noticias relacionadas

Según el taxista, el paquistaní volvió al poco tiempo muy alterado y le contó que había sido atacado el ciudadano holandés. Se fueron en ese momento y el testigo dice que fue entonces cuando entró en el poblado el Wolkswagen Tiguan del acusado.