Las cerca de 2.500 cajetillas de tabaco incautadas. | Redacción Sucesos

Dos individuos intentaron introducir en la Isla casi 2.500 cajetillas de tabaco en cuatro maletas de viaje aparentando que era su equipaje. Agentes de la Brigada Móvil de la Policía Nacional sospecharon de su actitud nerviosa y les detuvieron en el Port de Palma. Los policías intervinieron la mercancía y levantaron un acta por presunta infracción administrativa de contrabando.

Por otro lado, otros tres hombres, de entre 31 y 36 años, fueron sorprendidos por el cuerpo policial la semana pasada, también en el Port de Palma, cuando pretendían introducir en la Isla más de cuatro kilos de marihuana ocultos entre la ropa. Los agentes detuvieron a los individuos por un presunto delito de tráfico de drogas.

Las dos intervenciones fueron realizadas por la Brigada Móvil. Esta unidad de la Policía Nacional sirve para prevenir actos delictivos en embarcaciones que salen desde la Península hasta Mallorca. Según informó el inspector José Luis Peromingo en el Port, esta unidad se encuentra en Baleares en una operación especial durante el verano con el fin de reforzar los controles en los barcos. «Estamos aquí debido al gran flujo de pasajeros que tiene la ruta marítima que cubre la península con Baleares. El objetivo es detener actos terroristas, daños contra las personas o contra la propiedad», manifestó el inspector.