La víctima, Bryan Stout.

23

Un conductor ebrio y drogado que mató a un ciclista británico en el Port de Alcúdia en 2017 aceptó este martes una condena de dos años y nueve meses de cárcel. El acusado admitió la retirada del carné de conducir durante cinco años.

El accidente se produjo sobre las dos menos cinco de la tarde del 18 de abril. El acusado, de 48 años, conducía un Mitsubishi L200, sin seguro, por la carretera de Artà. Iba bajo la influencia de bebidas alcohólicas y de cocaína.

Noticias relacionadas

A la altura del número 127 de la vía, se puso a buscar un mechero en el suelo del vehículo y perdió el control. El conductor invadió el arcén habilitado para ciclistas situado a la derecha de la calzada. Por el carril circulaba correctamente el perjudicado, Bryan Stout, de 85 años.
El todoterreno alcanzó la parte trasera de la bicicleta de la víctima, que murió a causa del impacto por las graves lesiones.

El conductor olía a alcohol. Tenía el rostro congestionado, sudoroso, y presentaba un comportamiento «agresivo y amenazador». La Fiscalía recoge en su escrito de acusación que no coloboró en ningún momento con los agentes de la Policía Local. El autor del atropello mortal fue sometido a las pruebas de alcohol y drogas. Dio positivo en ambas y quedó detenido.

El fallecido, Bryan Stout, era un activista de la práctica del ciclismo seguro. Apoyaba a la organización Stop Killing Cyclist y era miembro del club London Cycling Campaign.