Tres jóvenes frente a los apartamentos Eden Roc. | A. Sepúlveda

14

Nada cambia en Magaluf a pesar de que cada año se anuncian cambios y se toman medidas para evitar las caídas de turistas desde los hoteles o bloques de apartamentos. Durante lo que llevamos de verano, once personas se han precipitado en Mallorca desde edificios, de las cuales seis han fallecido. Cuatro de las víctimas mortales se han registrado en Magaluf y tres de éstas en el mismo edificio, un hecho sin precedentes.

El inmueble en cuestión es el Eden Roc, un antiguo bloque de apartamentos situado en la calle Torrenova, a escasos metros de Punta Ballena, la venerada por unos, y odiada por otros, zona de ocio del núcleo turístico.

La calle Torrenova es, a efectos prácticos, una continuación de Punta Ballena. Los apartamentos Eden Roc se encuentran entre diversos hoteles y tienen unas vistas privilegiadas al mar. Desde la calle se accede a un parking para una decena de coches. A través de un puentecito se entra en el bloque de viviendas. En total hay doce pisos de altura, seis hacia arriba desde la entrada y seis hacia abajo, al estar construido el bloque en la zona acantilada.

El edificio Eden Roc no se oferta turísticamente y consta de apartamentos residenciales. Un vecino y el portero del edificio declinaron hacer ayer cualquier tipo de manifestación en relación a los trágicos sucesos y se mostraron molestos ante la posibilidad de que les preguntaran por los mismos: «No, no no, nada, nada, nada, no queremos decir nada», repitieron insistentemente a preguntas de Ultima Hora.

Noticias relacionadas

La ‘maldición’ del Eden Roc comenzó el pasado 27 de abril, cuando se produjo la primera víctima mortal. Natalie Cormack, de 19 años, trabajaba en bares de copas de la zona. A las 09.30 horas, tras acabar la jornada, se dirigió a esos apartamentos. Ella no vivía allí pero sí una amiga. No tenía llave de la verja de la entrada y quiso pasar por el lado, con la mala suerte de que perdió el equilibrio y cayó por el foso lateral, es decir, por una altura de seis pisos.

El 3 de junio se registró el segundo suceso, cuando Tom Hugues, un irlandés de 20 años se precipitó al patio interior desde un quinto piso. La muerte se produjo entre las tres y las cinco de la madrugada. El joven, que se alojaba en un hotel cercano, sufrió una caída accidental, al parecer, porque se encontraba bajo los efectos del alcohol.

El jueves por la mañana se registró el tercer caso. A las 10.30 de la mañana fue hallado el cadáver de un británico de 18 años, Tom Channon, que se precipitó también desde una altura de seis pisos. El joven no portaba documentación pero llevaba una pulsera del Hotel Universal Florida, situado en la misma calle, unos metros más adelante, lo que permitió su identificación.

La Policía Judicial de la Guardia Civil investiga las tres muertes, sin relación aparente entre sí, que han convertido este verano el Eden Roc en los apartamentos ‘malditos’ de la zona.