La pareja acusada, este martes, en el juicio en Palma. | Guillermo Esteban

29

Una pareja ha sido condenada por atar a su hija a una silla para que les viera practicar sexo, en un domicilio de Palma, en el año 2015. Los acusados aceptaron este martes en el juicio un año y medio de cárcel cada uno por un delito de maltrato habitual.

El hombre, de 32 años, admitió una multa de 2.880 euros por delitos de exhibicionismo y provocación sexual y exhibicionismo de material pornográfico. La mujer, de 30, asumió una multa de 1.440 euros por el primer delito. La juez de Penal 4 tuvo en cuenta la atenuante de reparación del daño como muy cualificada porque han indemnizado a su hija con 1.500 euros. La pareja no ingresará en prisión si no comete ningún delito en tres años y si realiza un curso de educación sexual.

Los procesados reconocieron que obligaron a su hija mayor a presenciar las relaciones sexuales que mantenían. La niña, mientras tanto, permanecía atada a una silla para que no se moviera. La amenazaban con agresiones físicas si intentaba marcharse. El acusado, en varias ocasiones, castigó a la pequeña dándole duchas de agua fría y golpeándola.

La Fiscalía recoge en su escrito que la madre tenía conocimiento de estos hechos, pero no hacía nada por impedirlo.
En abril de 2015, el hombre, cuando su hija ya estaba acogida por sus abuelos y mantenía visitas tuteladas en el Servicio de Protección de Menores del Consell, entregó a la niña una consola PSP.

Le dijo que contenía fotos de perritos, pero entre las imágenes había vídeos de la madre, desnuda, realizando felaciones a su padre y fotografías de genitales masculinos. La menor sigue tratamiento psicoterapéutico por el trato recibido en su casa. Se encuentra, junto a su hermana, bajo tutela del Consell y acogidas por sus abuelos maternos.