Lorenzo Jaume C. O. y a Amparo Gemma M. C., en el banquillo de los acusados. | Guillermo Esteban

4

Los dueños de un prostíbulo acusados de tener a 18 chicas trabajando en negro ha aceptado 1 año y 3 meses de prisión durante el juicio que se ha celebrado este lunes en la Audiencia Provincial de Palma.

Además, deberán pagar una multa durante siete meses a razón de 6 euros al día.

La pena de prisión se les suspenderá por el plazo de 3 años con la condición de que realicen un programa adecuado al trato de seres humanos.

Lorenzo Jaume C. O. y a Amparo Gemma M. C., responsables de la explotación del local Pasarella, ubicado en la calle Manacor de Palma, tenían a un total de 18 trabajadoras sin darles de alta en la Tesorería General de la Seguridad Social.

Las irregularidades se detectaron en una inspección de Trabajo realizada en noviembre de 2015 en el establecimiento, situado en la calle Manacor de Palma. El fiscal señala que de las 21 mujeres que fueron detectadas e inspeccionadas, un total de 18 no estaban dadas de alta en la Seguridad Social. Además, tres de ellas, extranjeras originarias de Brasil, Cuba y República Dominicana, fueron contratadas a sabiendas de que carecían de autorización administrativa para trabajar en España.