El auténtico padre de la niña zarandeada: «Resulta que no era la niña que dijeron, si no mi hija. Se me ha caído el mundo». | A. Sepúlveda

26

«Resulta que no era la niña que dijeron, sino mi hija. Se me ha caído el mundo». Son palabras de Miguel Ángel Illescas, el auténtico padre de la niña zarandeada en una guardería de Palma.

Al parecer, y tras un malentendido en las declaraciones ante la policía, la víctima de la presunta agresión no fue la hija de David Quesada, el hombre que este jueves aseguraba que «al ver el vídeo fui a la guardería para tirar la puerta abajo», si no de Miguel Ángel.

Este último se ha enterado este jueves de este cambio en la investigación y, tal y como él asegura, se le ha caído el mundo encima. Además, ha dicho que ahora se explica algunas lesiones que presentaba la pequeña como un moratón en el brazo y una fisura en el hombro. Esta fisura la tuvo hace algún tiempo y no pudieron descubrir el origen de la misma.

«Cuando vi el vídeo, empecé a sospechar. Yo sabía que mi hija era la del vídeo o, si no lo era, también había sufrido maltrato», ha asegurado a las puertas del juzgado de Palma.

Explica que su hija ha experimentado un cambio brusco de conducta. «Cada mañana cuando se despertaba para ir a la guardería se ponía a llorar. Antes le gustaba ir al colegio e iba contenta, pero de repente cambió. Hacía de todo para no ir. Ahora lo entendemos todo».

Noticias relacionadas

«Vamos a hacer todo lo posible para que todo el peso de la ley caiga sobre esta persona», añade sobre la cuidadora que zarandeó a la menor.