8

La investigación apunta a que Juan Francisco Montfort Carbonell, el navegante mallorquín que apareció muerto en su velero a la deriva entre Ibiza y Mallorca, falleció a causa de un accidente a bordo del Virgen del Mar II. En una primera inspección no se han hallado indicios de violencia en la embarcación, que ya estuvo desaparecida entre el 17 y 21 de mayo y apareció, con su tripulante sano y salvo, en Argelia.

La Guardia Civil cree que el navegante del velero murió al resbalar en cubierta

Noticias relacionadas

Tal y como adelantó Ultima Hora, sobre las cinco y media de la tarde un tripulante que navegaba entre las dos islas reparó en un velero a la deriva, con un hombre tendido sobre la cubierta, inerte. Salvamento Marítimo puso en marcha un dispositivo de rescate al que se sumó la Policía Judicial de la Guardia Civil. Al llegar hasta la posición del Virgen del Mar II, un velero de 16 metros de eslora que fue construido en 1957, los agentes confirmaron que el único tripulante yacía muerto, con un fuerte golpe en la mandíbula y desnudo. En los primeros momentos se especuló con una muerte voluntaria, sobre todo por la extraña desaparición que protagonizó días antes, pero después los investigadores repararon en que la cubierta del velero estaba resbaladiza, al parecer porque había sido pintada recientemente.

Otro dato que ha trascendido es que el cuerpo sin vida estaba hinchado, lo que indicaría que llevaba bastantes horas al sol. La Benemérita entró en el interior de la embarcación y la registró, aunque en principio no se descubrió nada extraño y apuntó que la muerte podía haber sido accidental. Este jueves está previsto que se le practique la autopsia al navegante mallorquín en Ibiza, lo que permitirá conocer qué ocurrió en sus últimas horas.