El empresario Bartolomé Cursach, el día del incidente en el juzgado de instrucción. | M. À. Cañellas

7

La defensa del empresario Bartolomé Cursach ha pedido el archivo de la causa abierta tras una denuncia por injurias por parte del juez Manuel Penalva. El antiguo instructor del caso en el que Cursach es el principal imputado denunció que le había llamado en tres ocasiones «subnormal» delante de varios funcionarios del juzgado.

El empresario niega los insultos y lo mantiene como su principal defensa. Sin embargo, los argumentos para pedir el archivo son, en este caso técnicos: no hubo ningún tipo de delito porque una posible referencia a Penalva no se hubiera producido como juez sino como un ciudadano más. El episodio se produjo el día siguiente a la salida del empresario de la cárcel, donde había estado más de un año.

Noticias relacionadas

Esa mañana acudió a entregar el pasaporte a la sede judicial. Unas horas antes, el magistrado Manuel Penalva había concedido una entrevista en el programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser. El argumento de la defensa es que, a partir de esa intervención, el posible insulto no se produce hacia un juez en el ejercicio de sus funciones sino a un ciudadano que acaba de intervenir en público. Con ese argumento descarta la defensa un delito de injurias a un funcionario.

A esto suma que, según las testigos de los hechos, el comentario se produjo en una conversación entre Cursach y su abogado, por lo tanto, se tratarían de unas injurias sin publicidad que ya no son un delito. Con ese argumento han solicitado a la magistrada que instruye la causa que se archiven las actuaciones.

El escrito se registró en el juzgado al día siguiente de que Cursach declarara como imputado por este asunto. En su declaración negó que llamara «subnormal» al juez y que empleara de forma habitual esa expresión. Frente a esta versión, dos funcionarias del Juzgado de Instrucción 12, el que tramita el caso, testificaron que oyeron como hizo el comentario en tres ocasiones y en voz alta. Apenas unos minutos después, Penalva acudió al juzgado de guardia para interponer una denuncia.