La detención se practicó en el taller ubicado en el Passatge Siri. | Alejandro Sepúlveda

14

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía procedieron a la detención de un mecánico de Palma acusado de vender los coches que sus clientes le dejaban para repararlos. Todo comenzó cuando un vecino de Inca se interesó por la compra de una furgoneta de la marca Mercedes Vito por un importe de 2.600 euros.

Tras contactar con el anunciante, ambos establecieron una entrevista. En el transcurso de la misma, el comprador le entregó 2.000 euros en concepto de señal a la espera de realizar la tramitación del cambio de titularidad. El mecánico le entregó un recibo con el sello de un taller y una rúbrica.

Cliente estafado

A partir de ese instante, el comprador no volvió a tener noticias del vendedor. Cuando acudió personalmente al local, pudo comprobar que el taller había cambiado de nombre. Los trabajadores del nuevo establecimiento le informaron que el antiguo propietario se había trasladado al Passatge Siri, número 13. También le comunicaron que la furgoneta por la que preguntaba era de un vecino de la zona que la había traído al taller para repararla.

Tras interponer la correspondiente denuncia, el mecánico fue detenido. Se trata un súbdito peruano identificado como Alejandro Juan R. Q., de 47 años. Según fuentes policiales, el modus operandi del mecánico radicaba en la recepción de vehículos en su taller para poco después proceder a su venta, alquiler o desguace. Además, no tenía ningún reparo en ceder coches de sustitución carentes de frenos o sin la ITV en vigor.

La policía ha tenido que tramitar nueve diligencias anteriores e imputarle doce hechos delictivos desde el año 2014 hasta la fecha.