Los policías locales intervinieron para rescatar a una bebé encerrada en un coche en Bunyola.

Una patrulla de la Policía Local de Bunyola rescató este miércoles a una bebé de diez meses que se quedó encerrada en un coche después de que la madre se dejara las llaves dentro y se bloquearan las puertas, han informado fuentes de este cuerpo policial.

El suceso tuvo lugar a las 18.00 horas cuando la Policía Local recibió una llamada urgente de una mujer que estaba en la urbanización de Sa Font Seca porque no podía abrir las puertas de su automóvil, en cuyo interior estaba su pequeña hija.

Los agentes llegaron minutos después al lugar, analizaron la situación rápidamente, pidieron permiso a la madre y rompieron un cristal para a continuación abrir las puertas y sacar a la bebé.

La niña estaba ya «un poco roja» pero su estado de salud era bueno, ha señalado las fuentes consultadas.