La jueza jubilada recuperó el jueves su casa de veraneo, ocupada desde el 11 de marzo. | Michel's

63

La jueza francesa jubilada que ha recuperado su casa de veraneo de Andratx tras la operación antidroga realizada por la Guardia Civil agradeció este sábado la labor de los agentes, y afirmó que desde que supo que había okupas en la vivienda «ha sido terrible, no he podido dormir más y te sientes como si te robaran». En esa casa fueron detenidos dos de los nueve arrestados en la ‘operación Nemea’, que acabó con la intervención de 1,2 kilos de cocaína, 2,5 de hachís, 1,2 kilos de cogollos de marihuana secos, cajas de anabolizates y 8.000 euros.

Los nueve sospechosos fueron trasladados el sábado por la mañana al juzgado de guardia de Palma. Uno de ellos había sido interceptado en Campanet y fue trasladado después a los juzgados de Inca. Para siete de los sospechosos presentados en Palma se decretó el ingreso en prisión mientras que el octavo quedó en libertad.

Okupas

Dos de los arrestados habían ocupado una casa situada en la zona de es Pantaleu de Andratx desde el pasado 11 de marzo. La propietaria, que prefirió mantenerse en el anonimato, explicó: «Mis padres la compraron en el año 1963».

Noticias relacionadas

La magistrada jubilada, que ha ejercido en un juzgado penal de París durante años, suele pasar en su casa de Mallorca dos o tres meses en verano y otro en primavera, pero este año se llevó una desagradable sorpresa.

La jueza señala que el procedimiento para desahuciar una vivienda en Francia y en España es similar, aunque «en mi país la víctima no tiene que ir al juzgado y puede hacerlo todo a través del abogado, aquí yo tuve que firmar un poder notarial muy complicado a un hermano mío que estaba en Peguera y luego he tenido que pasar diez días aquí para hacer los trámites con el abogado».

Operación

La jueza, no obstante, ha recuperado su casa gracias a la detención de los okupas en la operación antidroga. «He tenido mucha suerte y doy las gracias a la Guardia Civil porque ha hecho todo lo que ha podido con la ley que hay, cuando detuvieron a los okupas llamaron enseguida al jardinero y he recuperado la casa, los okupas han roto bastantes cosas y lo han removido todo, he tenido que poner candados en las ventanas rotas, pero ahora ya podré volver a dormir», concluyó.