Los bomberos revisaron el tejado y la fachada de la casa tras el derrumbe. | Michel's

2

Parte de la cornisa de una vivienda de la calle Galicia de Andratx se vino abajo el sábado por la mañana. Los cascotes cayeron sobre tres coches que estaban aparcados en la calle, los cuales sufrieron daños materiales diversos. La Policía Local de la localidad realizó el informe de la incidencia y colocó vallas delante de la vivienda para señalizar el peligro.

El suceso de produjo sobre las ocho de la mañana. Las últimas lluvias provocaron que se desplomara parte de la cornisa de la casa, que está abandonada y pertenece a un banco, según explicaron los vecinos, que indicaron que cuando se produjo el derrumbe «hubo un gran estruendo».

Los testigos llamaron a los servicios de emergencias y en breve se personaron en el lugar efectivos de la Policía Local y de los Bombers de Mallorca, así como la Guardia Civil. Los bomberos, con la ayuda del camión escalera, revisaron el tejado y retiraron las piezas de la cornisa que amenazaban con desplomarse. Durante la intervención la policía desvió el tráfico.

Los vecinos afectados por la caída de cascotes en sus coches se mostraron muy molestos por lo ocurrido y expresaron sus quejas a la Policía Local al desconocer a quién tenían que ir a reclamar los daños padecidos. Los agentes que actuaron en el siniestro realizaron el correspondiente parte de intervención

Una vez revisado el tejado y la fachada de la vivienda, los bomberos se retiraron de la zona y regresaron al parque.
La Policía Local colocó vallas delante de la casa para advertir de la señalización del peligro y la circulación fue reabierta.