Los vecinos afectados muestran a este periódico las ovejas muertas. | Julio Bastida

La Policía Local de Llubí, con la inestimable colaboración ciudadana, ha conseguido atrapar dos perros peligrosos a los que se culpabiliza de provocar la muerte de más de 200 ovejas estos últimos tiempos.

Se trata de dos animales reincidentes que, con anterioridad, ya habían sido atrapados y puestos a disposición de Natura Park por hechos similares. Los perros, un pastor mallorquín y un mestizo peludo de gran tamaño, llevan meses sembrando en pánico entre los vecinos afectados.

Indignación
«No son perros, son asesinos en serie y reincidentes. ¿Cómo es posible que unos animales que han matado a tantas ovejas y provocado tanto daño estén campando a sus anchas? ¿Quién me paga lo daños? Tengo ganas de llorar. No os podéis imaginar lo que significa estar cuidando un rebaño durante años y ver como dos animales salvajes matan y asesinan a las ovejas indefensas», apunta uno de los afectados consultados por Última Hora.

Por su parte, la Policía Local de Llubí, llevaba meses detrás de estos peligrosos perros. Los animales perpetraban su matanzas y huían del lugar escondiéndose entre la maleza. Los agentes, junto a los vecinos afectados, realizaban batidas por la zona en busca de los canes. Finalmente, el sábado, dos vecinos dieron la voz de alarma y la Policía Local consiguió atraparlos.

Los dos perros en cuestión, ya habían sido atrapados por otras matanzas anteriores. Los vecinos del lugar lamentan que esta situación y afirman: «No hay perros buenos ni malos, lo que hay son dueños irresponsables. Esperamos que la justicia tome cartas en el asunto y que al dueño le toquen el bolsillo. Será la única manera de que aprenda», añadía otro de los afectados.

La Policía Local ha remitido un informe judicial a la Guardia Civil y al juzgado de guardia.