Imagen de archivo de la testigo número 31 del caso Cursach. | Redacción Sucesos

2

La ‘madame’ vuelve a decir digo donde dijo Diego. La testigo protegida compareció este jueves por primera vez ante un juez después de que desvelara los mensajes que cruzó con el instructor del ‘caso Cursach’ y el fiscal Subirán. Comparecía después de haber denunciado al hijo del empesario por haberle ofrecido dinero a cambio de su silencio.

Noticias relacionadas

Lo matizó y donde antes le había identificado ahora dijo que no podía asegurar que fuera él quien contactó con ella por teléfono. Preguntada si ese nombre se lo habían sugerido pegó otro volantazo: Ni el juez Penalva ni el fiscal Subirán le han coaccionado nunca ni guiado sus declaraciones. Es decir, lo contrario que manifestó en la conversación que mantuvo con el letrado Vicente Campaner.

La testigo compareció este jueves citada por el juzgado de Instrucción 6 de Palma. Había denunciado que recibió una oferta económica el pasado verano a cambio de denunciar presiones del juez y el fiscal, de no volver a declarar en la causa y de marcharse de la Isla y afincarse en el extranjero. En otras ocasiones había manifestado hechos similares, pero esta vez identificó al autor de la oferta como al hijo de Cursach. El juez Penalva dedujo testimonio de esta acusación y la denuncia terminó en otro juzgado. Este jueves, la testigo 31 estaba citada como denunciante y además se había personado como acusación particular en el caso. Sin embargo, su declaración fue un nuevo giro de tuerca a lo que había dicho en otras ocasiones.