Imagen de la sala de vistas del juzgado de Instrucción número 12 de Palma. | Redacción Sucesos

15

Nuevo golpe a la instrucción de la causa de la presunta corrupción en Palma. Algunas defensas sostienen que «en la declaración del testigo protegido número 26, tanto en relación a las identificaciones que fueron efectuadas, así como a parte de su declaración, fue claramente influenciado a través de las indicaciones o rectificaciones que continuamente iba recibiendo por parte de los agentes que durante la celebración de la misma estaban presentes en sede policial. En el momento de efectuarse las identificaciones vía álbum fotográfico (imágenes mostradas en pantalla), dichos agentes en varias ocasiones le indicaron claramente al testigo la persona que tenía que identificar», apunta el escrito presentado por una de las defensas ante el juzado competente.

Del mismo modo, también solicitan «que esta irregular e inadmisible intervención, debe suponer la directa responsabilidad de los funcionarios públicos que hubieran intervenido en esta lamentable actuación. Es por ello que solicitamos, que previa identificación de los agentes que estuvieron presentes en la sede policial en fecha 16 de agosto, por parte de este juzgado se proceda a deducir testimonio de particulares contra los mismos», concluye.

Todo ello debe añadirse a la querella presentada por dos abogados penalistas José Ignacio Herrero y Vicente Campaner ante el Tribunal Superior de Justicia de Balears contra el juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán por supuestamente «chivar» las respuestas a un testigo que declaraba contra policías locales de Palma en el llamado ‘caso Cursach’.

Noticias relacionadas