El caparazón óseo de los armadillos protege a estos animales de agresiones. | Pixabay

22

En la madrugada un hombre de Texas vio a un armadillo merodeando en el jardín de su casa, y a pesar de que estos pequeños mamíferos acorazados son inofensivos, decidió coger su arma y disparar contra él hasta tres veces, según informó el Sheriff del condado de Cass.

No contaba tal vez con la gran dureza del caparazón óseo que recubre a estos animales a modo de escudo protector. Las balas no lo perforaron, pero al menos una de ellas salió rebotada, con tan mala suerte que acabo hiriendo al hombre en la mandíbula.

Tuvo que ser trasladado de urgencia a un hospital para que le trataran de su herida, y nadie encontró en casa del hombre al armadillo tiroteado, por lo que que Sheriff supone que salió con vida de este encuentro.