Pedro Rosselló Cursach, el sobrino del empresario del sector del ocio, durante el juicio. | A. Sepúlveda

17

«He pasado cien días muy duros en la cárcel de Palma, pero sigo insistiendo en lo más importante para mí: que soy inocente». Pedro Rosselló Cursach, sobrino de Bartolomé Cursach, es el primer condenado en ese caso y tras salir de prisión ha roto su silencio para Ultima Hora.

Noticias relacionadas

«No quiero entrar a valorar la sentencia que me ha condenado a quince meses de cárcel, porque no soy jurista y no puedo hacerlo. Lo que le puedo decir es que mi abogado está valorando la posibilidad de recurrirla o no. De momento no lo sé», explicó horas después de salir de prisión, ya en su casa. Pedro Rosselló, de 46 años, fue condenado por obstrucción a la Justicia al amenazar a la testigo protegido número 31, que acusa a su tío de pagar orgías a políticos y mandos de policía.

Pese a todo, el procesado sostiene que «creo en la Justicia y voy a insistir siempre en la verdad: en que yo no amenacé a esa testigo». La condena fue un duro golpe para el apoderado del Grupo Cursach, «pero lo mejor es que he podido salir en libertad y he estado por fin con mi familia: Mis hijos, mi mujer, mis padres... Eso me hace muy feliz».