La testigo clave (en un círculo) aparece en 2006 entre Gijón y Orta durante el torneo de pádel que organizó para la Policía Local.

32

Las defensas de los acusados por la testigo clave de la corrupción policial han entregado ya en el juzgado una batería de pruebas que contradicen y cuestionan severamente las declaraciones de la ‘madame’ que acusa entre otros a los políticos José María Rodríguez o Álvaro Gijón, además de empresarios y jefes del cuartel de San Fernando.

Desde la maratoniana declaración del viernes de la mujer, tal y como adelantó Ultima Hora, ya se descubrieron trece contradicciones graves en las que incurrió la testigo, que ha sido tachada desde el principio de «fantasiosa» y «poco fiable» por las defensas. Ahora, el letrado de uno de los acusados ha presentado un escrito en el juzgado de Instrucción número 12 en el que explica que «en cuatro días desde la declaración de la testigo protegido número 31» ha podido descubrir cinco aspectos importantes que cuestionan su testimonio.

El primero es que han aclarado «el nombre comercial» de la casa de citas que la testigo regentaba, y que no quiso desvelar. También han descubierto el nombre completo de «Alicia», otra madame fallecida «y la identidad de su familia, que la testigo manifestó que no existía». En el escrito informan que también han contrastado que María José L.A. «ejercía la prostitución en otra casa de citas, de la que se tiene la situación e identidad de su propietaria». La testigo clave, en su día, negó este extremo. Como quinto punto, los letrados cuentan que han averiguado «otras circunstancias relativas a la testigo protegida que afectan a terceras personas».

Filtraciones

Noticias relacionadas

A continuación, el documento critica las continuas filtraciones que se produce sistemáticamente en esta causa que está bajo secreto sumarial: «Este letrado no tiene previsto facilitar los nombres de las personas aludidas en los anteriores puntos dado que no nos consta que ninguno de ellos haya hecho nada ilegal y el mero hecho de facilitar sus datos los puede someter a un sufrimiento público por las filtraciones que se producen en este procedimiento».

El escrito critica que «toda esa información estaba al alcance de los investigadores y, si no consta en la parte secreta de la causa, sólo puede ser por no haberse contrastado suficientemente las sucesivas declaraciones de la testigo».

En 2006 la mujer organizó un torneo de pádel para la Policía Local, en el que se fotografió con Álvaro Gijón y José Ramón Orta, entre otros invitados y participantes. El político sostiene que no la volvió a ver, aunque ella insiste en que era un asiduo al prostíbulo que frecuentaba. La versión de la mujer, sin embargo, presenta lagunas.