Jaume B. fue condenado por realizar tocamientos a dos niñas en la 'sala de dormilones' de un centro de Palma. | A. Sepúlveda

0

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha confirmado este miércoles la condena de diez años de cárcel impuesta al monitor de un colegio de Palma por abusos sexuales a dos niñas de tres años, a las que realizó tocamientos entre abril y mayo de 2011.

El Supremo desestima íntegramente el recurso del acusado, que tendrá que pagar además 2.000 euros a cada una de las víctimas, con responsabilidad civil subsidiaria del centro escolar, que no recurrió la sentencia de la Audiencia Provincial de Palma que ahora se ratifica.

La mencionada sentencia avaló que Jaume B., monitor del centro en un aula de descanso, sometió a tocamientos sexuales a dos menores de forma continuada.

Noticias relacionadas

El condenado, que cumplió prisión preventiva durante un mes y era hijo de la directora del colegio en aquel tiempo, dijo en su defensa durante el juicio que «le di masajes por el cuerpo para que se durmiera, pero nunca le toqué las partes íntimas», afirmando que actuaba igual con todos los menores inquietos, a quienes les costaba conciliar el sueño.