Raquel Sánchez Silva, junto a su marido, Mario Biondo, durante su boda en Sicilia. | Efe

4

Pese a que en España el caso sobre la muerte en 2013 de Mario Biondo, quien fuera marido de Raquel Sánchez Silva, no se ha reabierto, un experto español acaba de determinar que el cámara sólo pudo morir asesinado. La afirmación ha corrido como la pólvora, también por Italia, ya que la familia del fallecido sigue manteniéndose en que fue un homicidio.

Lluís Duque, especialista en Policía Científica e Investigación de Delitos, ha estudiado al detalle todos los informes que tiene en su poder la fiscalía de Palermo, incluso las fotos de la autopsia. Con todo ese material, según informa La Vanguardia, su veredicto es claro: «Con total nitidez se muestra un surco en torno al dorso de su cuello, para lo cual resulta contundente y concluyente la participación de terceras personas, ya que no había presión sobre esta zona mediante el lazo-pañuelo encontrado alrededor de su cuello en la escena del crimen».

El dictamen de este experto español determina, entre otras cosas, que las cosas se hicieran mal. Además, denuncia el falseamiento doloso del contenido del informe forense que se remitió al juez en aquellos días. Para finalizar, Duque señala que para enmascarar el homicidio, por parte del autor o autora, se preparó el escenario de un presunto suicidio.