La Policía Nacional registra la discoteca BCM de Magaluf

| |

Valorar:
preload
Agentes de la Policía Nacional, saliendo de la discoteca BCM tras el registro.

Agentes de la Policía Nacional, saliendo de la discoteca BCM tras el registro.

01-03-2017 | Michel's

Agentes de la Policía Nacional han registrado este miércoles por la mañana la discoteca BCM de Magaluf, propiedad de Bartolomé Cursach, detenido este martes en el marco de la presunta trama de corrupción de la Policía Local de Palma.

Los funcionarios policiales del Grupo de Blanqueo de la Unidad de Delincuencia Económica han irrumpido a las 9.00 horas en el recinto de ocio nocturno y han recabado una gran cantidad de documentación. El registro, ordenado por el juez de instrucción número 12 Manuel Penalva y los fiscales Anticorrupción Miguel Àngel Subirán y Juan Carrau, se ha prolongado hasta pasadas las 14.00 horas.

Se trata de la continuación de los más de diez registros practicados el día anterior en el marco de la 'Operación Sancus'. Una vez finalizado el mismo, los investigadores cargaron en los vehículos policiales numerosas cajas, soportes informáticos y documentación diversa.

Irregularidades

Este registro es consecuencia de la ramificación de la causa que investiga los locales que tiene Cursach en el término municipal de Calvià. La actuación se debe al testimonio de un empresario -testigo protegido- que afirmó en sede judicial que se habían cometido irregularidades en la concesión de la licencia de la discoteca BCM.

El pasado 10 de febrero, el alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez, cesó de su cargo al director general de Comercio y Actividades, Jaume Nadal, alegando reorganización interna del consistorio. Al mismo tiempo, anunció la puesta en marcha de una información reservada para investigar si se había producido alguna irregularidad durante la tramitación de un expediente de revisión de licencia de apertura y funcionamiento de BCM. Se trata de una revisión que se remontaría a finales de los años 80. El citado testigo apuntó que Jaume Nadal habría dilatado la revisión de la licencia de apertura de una discoteca para que caducara.

El conocido empresario Bartolomé Cursach y sus dos directivos de máxima confianza, Tolo Sbert y el exinspector de la Policía Local Antoni Bergas, pasaron este martes su primera noche en los calabozos. Se espera que este jueves, los tres detenidos sean puestos a disposición judicial.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.