Margalida Garau, en el aeropuerto de Son Sant Joan, rodeada de periodistas. | Ultima Hora

17

Ayer al mediodía, Margalida Garau, la madre de la niña Nadia Nerea, tomó un avión desde Barcelona con destino a Palma. Ya en la Isla, se mostró muy parca en palabras pero aseguró que «tengo muchas ganas de ver a mi hija».

La abuela de Nadia, Catalina, reconoció el viernes que su hija Margalida «está muy nerviosa, sólo fuma y apenas come nada». En cualquier caso, la extrema tensión de la madre se debía a que temía que el juez la enviara a prisión, tras su declaración en La Seu d’Urgell. Sin embargo, el magistrado no pidió ninguna medida cautelar contra la progenitora y Margalida se pudo reencontrar ayer con Nadia en Binissalem.

Régimen de visitas

La madre, a la que le han retirado la patria potestad, sólo puede visitar a la menor los fines de semana, en presencia de otros familiares, y no puede quedarse a dormir con ella. La semana que viene la Audiencia de Lleida tiene que decidir si mantiene este régimen de visitas o lo modifica.

Por otra parte, también se ha sabido que Fernando Blanco, que está acusado de montar una estafa monumental durante años para lucrase con la enfermedad de su hija, ha denunciado que recibe amenazas de muerte de otros presos, en la cárcel de Lleida.