Anulan el despido a un hombre que no usó gafas protectoras por no estar graduadas

| Palma, Mallorca |

Valorar:

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha declarado improcedente el despido de un trabajador dedicado a la desratización y control de plagas a quien echaron por no usar las gafas de protección obligatorias al aplicar los productos, algo que no hizo porque usaba gafas graduadas.

La sala de lo Social del TSJIB ha desestimado un recurso de la empresa y ha confirmado la sentencia del Juzgado de lo Social número 3 de Palma que declaró la improcedencia del despido y condenó a la compañía a readmitir al trabajador o bien a indemnizarle con 33.724 euros.

Según recoge la sentencia, la evaluación de riesgos de ese puesto de trabajo por parte de la compañía prevé como medida de prevención el uso de gafas de seguridad y pantallas faciales transparentes. Al empleado, que llevaba gafas graduadas desde que empezó a trabajar para la empresa, se le entregaron varias gafas de protección pero éstas no le permitían llevar las suyas graduadas debajo.

En septiembre de 2014, el responsable técnico del trabajador, tras acudir a inspeccionar uno de sus servicios, hizo otro informe señalando que no usaba gafas de protección y sí unas gafas de sol graduadas.

Días después, el empleado recibió la carta de despido disciplinario donde la empresa lo justificaba por haber cometido «faltas muy graves» por la reiterada «no utilización de los elementos de protección en materia de seguridad», algo contra lo que se le había apercibido.

El trabajador presentó una demanda y el Juzgado de lo Social número 3 declaró el despido improcedente.

Según los jueces «la controversia sobre si el medio de protección y prevención era adecuado permanecía viva y el despido tuvo lugar sin culminar su resolución» y sin que se le hubieran entregado unas gafas protectoras graduadas.

El tribunal desestima el recurso porque el despido se llevó a cabo además tras solo una comprobación por parte de la empresa de si el empleado usaba las gafas que permitían llevar las suyas debajo, por lo que no se dio la reiteración de falta que exige un despido disciplinario.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.