Imagen de archivo de una detención. | Redacción Sucesos

12

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo organizado que favorecía la inmigración ilegal.

La operación se puso en marcha meses atrás con la identificación de mujeres nigerianas en los diferentes operativos policiales de prostitución en la Platja de Palma. Al parecer, estas mujeres habían conseguido el permiso de residencia mediante matrimonios y parejas de hecho de los llamados de conveniencia, ficticios, blancos o en fraude de ley.

Estas mujeres se casaban con personas con problemas económicos, toxicómanos, enfermos mentales o indigentes, a los que pagaban una cantidad de dinero que oscilaba entre los 2.500 y los 3.000 euros.

Las nigerianas que han realizado estas uniones ficticias habían solicitado con anterioridad autorizaciones de residencia que habían sido denegadas en muchos casos por tratarse de personas con antecedentes penales.

En este operativo policial han sido detenidas 21 personas (trece españoles y 8 nigerianos), entre ellos los responsables del grupo acusados de falsedad documental, favorecimiento de la inmigración irregular y pertenencia a grupo criminal.