Imagen de archivo de un huevo Kinder. | Redacción Sucesos

Un niño de 6 años abrió la semana pasada un huevo de chocolate Kinder y en su interior, en lugar de un juguete sorpresa, encontró una bolsa con polvos blancos.

El menor enseñó rápidamente la bolsa a sus padres que se quedaron muy sorprendidos. Los progenitores llevaron el pequeño paquete a la Policía donde, tras analizarlo, determinaron que se trataba de polvos de metanfetamina.

Estos hechos ocurrieron en la ciudad de Livamady, en Irlanda del Norte.

Noticias relacionadas

La Policía está investigando ahora cómo pudo llegar esta droga al interior de un huevo sorpresa de consumo infantil. «Este incidente nos preocupa mucho. La lucha contra el uso y el suministro de drogas ilegales es una prioridad para nosotros, y la posibilidad de que algo tan peligroso lo encuentren unos niños es muy grave», declaró el jefe de Policía de Irlanda del Norte, Colin Shaw, al diario británico The Daily Telegraph.

Condena

Desde la compañía que distribuye los huevos de chocolate Kinder, Ferrero, han explicado que, según la información de la que disponen, «el niño encontró el objeto bajo un bordillo en la calle», por lo que lamentan «cualquier abuso o uso ilegal» de sus productos o componente.

Asimismo, en Palma, un hombre fue detenido este pasado mes de abril por portar siete gramos de cocaína en el interior de un huevo Kinder.