Durante todo el fin de semana agentes de la Guardia Civil mantuvieron puntos de control en la Serra. | Julio Bastida

55

Agentes de Tráfico de la Guardia Civil 'cazaron' el domingo a un motorista circulando a una velocidad de 141 kilómetros por hora por la Ma-10, carretera que une Andratx-Pollença, a la altura del Puig Major.

Se trata de uno de las decenas de infractores que han sido sancionados en un dispositivo especial de vigilancia puesto en marcha por la Benemérita a instancias de la delegación del Gobierno de Balears.

El motorista se enfrenta a un juicio rápido por un delito contra la seguridad del tráfico. La pena puede comportarle la pérdida del carnet de conducir por un tiempo superior a los nueve meses y una multa de más de 1.000 euros. Si hubiera superado en 80 kilómetros por hora la velocidad permitida se enfrentaría también a penas de cárcel.

Operativo

El coronel jefe de la Guardia Civil de Balears, Jaume Barceló, atendiendo las peticiones de los 12 alcaldes de los municipios de la Serra, ordenó la puesta en marcha de un amplio operativo policial con la finalidad de erradicar las carreras ilegales y la conducción temeraria.

Desde hace unas semanas, el Instituto Armado ha intensificado su presencia en la zona colocando de manera estratégica vehículos radar móviles, patrullas de control de documentación y contando con el apoyo aéreo del ‘Cuco’.