El banquillo de los acusados durante las sesiones del juicio celebradas en el primer trimestre de 2013. | A. Sepúlveda

1

La Fiscalía solicita 265 años de cárcel para la mayor trama de tráfico de drogas juzgada en Mallorca después del ‘caso Kabul’. En la causa hay 31 acusados capaces de introducir enormes cargamentos de cocaína y hachís en la Isla procedentes de Marruecos, Bélgica, Holanda y diferentes puntos de la Península.

Está previsto que el juicio se celebre la primera quincena de abril en la Audiencia Provincial de Palma, que prorrogó este miércoles la prisión de los principales cabecillas. El ministerio público reclama multas millonarias a los implicados.

La banda, muy activa, estaba estructurada en tres ramas. Una en Tarragona, que gestionaba la llegada a la Isla de las sustancias estupefacientes, y otras dos en Palma, relacionadas por vínculos familiares. La red actuó desde septiembre de 2013 hasta junio de 2014, cuando fue desmantelada por una gran operación policial.