El hombre recibió mordiscos en piernas y brazos. | Redacción Digital

37

Un vecino de Llucmajor se encontraba este miércoles paseando a varios perros cuando un can, sin correa ni bozal y catalogado como potencialmente peligroso, le atacó. La víctima, que iba acompañado de dos voluntarios de la perrera, recibió mordiscos en piernas y brazos. Una ambulancia del SAMU-061 se personó en el lugar y atendió al perjudicado, que ha denunciado los hechos.

«Lo peor fue la actitud del dueño, desentendiéndose completamente del asunto», explica el afectado a través de un comunicado. «Al parecer, el animal pertenece a un hijo o nieto suyo y este señor no dispone del permiso de tenencia de este tipo de perros peligrosos. Era una mezcla de pitbull», prosigue. «Suerte que no iba con mis hijas, de 6 y 10 años».