Nada más aterrizar en el aeropuerto de Eivissa agentes de la Guardia Civil procedieron a su arresto. | Efe

16

El pasaje de un avión que cubría la ruta entre Palma y Eivissa nunca olvidarán la desagradable experiencia que les tocó vivir por culpa de un perturbado que trató de suicidarse en pleno vuelo.

En torno a las 11.30 horas de este lunes, varios pasajeros y la tripulación auxiliar del avión se percataron de que un súbdito rumano de 44 años de edad se dirigía a la puerta de la aeronave, visiblemente alterado y en un alto grado de nerviosismo, y trataba de abrirla con la finalidad de acabar con su vida y la del resto del pasaje. La reacción de varios viajeros fue de manera instintiva levantarse de sus asientos y al ver peligrar su vida lanzarse contra el suicida y con ayuda del personal de tripulación lanzarlo contra el suelo y reducirle con el uso de la fuerza estrictamente necesaria.

Acto seguido, el comandante del avión alertó de la incidencia a la torre de control quien autorizó de inmediato un aterrizaje preferente. Nada más tocar tierra la aeronave, agentes de la Guardia Civil accedieron a la misma y procedieron a la detención del sujeto.

Al ser interrogado, los guardias detectaron que se trataba de una persona con las capacidades mentales mermadas y solicitaron la presencia de una ambulancia del SAMU-061 para que procediera al traslado de la misma hasta el área de psiquiatría del hospital de Can Misses, en Eivissa.