Luis Rodríguez-Toubes llega a la Audiencia Provincial antes de una de las sesiones del juicio. | Alejandro Sepúlveda

Si Luis Rodríguez-Toubes piensa huir de la justicia mejor que no se esconda en Llucmajor porque allí tiene pocos amigos. La condena de siete años de cárcel que le ha impuesto la Audiencia a ‘Luisito’ por estafar a un matrimonio del municipio era este viernes uno de los temas de conversación en el pueblo, cuyo centro estaba repleto de gente al ser día de mercado, y se vendieron muchos más periódicos de lo habitual, según explicó Toni Roca, dueño de la conocida Librería Roca. Los vecinos consultados no expresaron ningún tipo de compasión con el joven de 24 años, se mostraron totalmente de acuerdo con la condena y esperan que «si la recurre no le rebajen nada».

A pesar de que la familia de su madre es de Llucmajor, en sus últimas apariciones públicas y en el juicio, ‘Luisito’ ha mostrado desprecio por este pueblo y sus gentes. En el juicio dijo que él y las víctimas pertenecían a las únicas tres o cuatro familias ricas que había en Llucmajor. En otra entrevista aseguró que los llucmajorers eran pueblerinos que comían pan y aceitunas, mientras que él se consideraba de una clase social superior.

Noticias relacionadas

La sentencia, además de condenar a Toubes a siete años de cárcel, invalida los documentos de cesión de las propiedades, por lo que la pareja engañada recuperará su patrimonio, valorado en 38 millones de euros.