El pederasta alemán entra por la puerta de la Sala donde fue juzgado en 2009. | VML

8

Un delincuente sexual condenado a nueve años de cárcel por abusar de su hijo en s’Arenal lleva cinco años en busca y captura. El condenado, de 39 años de edad y nacido en Neuss fue juzgado en Palma en el año 2009. La Audiencia le impuso la condena y ésta fue recurrida ante el Supremo que la confirmó un año después. En ese lapso se le perdió la pista y nunca llegó a ingresar en prisión. El mismo individuo fue investigado por otro caso de abusos sexuales en Mallorca que fue finalmente archivado y en su ordenador se encontraron imágenes pedófilas.

El fugado vivía junto a su mujer y su hijo de cinco años en s’Arenal. El menor comenzó a mostrar un comportamiento sexualizado en el colegio y mediante una serie de dibujos representó lo que había ocurrido en su casa. Eso hizo aflorar las sospechas en el colegio al que asistía y en la situación intervinieron el Consell Insular y la Guardia Civil. El pederasta negó en el juicio los hechos e intentó sabotear la declaración de la víctima. Durante la vista, el niño estaba protegido por un biombo que impedía que viera a su padre. Sin embargo, él gritó su nombre y delató su presencia. El menor no pudo continuar la declaración.

En el proceso también estuvo acusada la madre del niño contra la que existían sospechas de que había consentido la situación. Sin embargo fue absuelta al no existir pruebas contra ella. Con todo, no ha vuelto a tener la custodia de la víctima que todavía está bajo la tutela de los servicios del Consell Insular.