Imagen de una manifestación contra el envenamiento de perros en el Port de Pollença, realizada a principios de año. | C.D.

12

Agentes del Seprona de la Guardia Civil se han hecho cargo de la investigación de un nuevo caso de envenenamiento de un perro en Pollença.

A última hora de la tarde jueves, varios vecinos hallaron el cuerpo sin vida de una can en la zona de baño habilitada especialmente para canes en la playa de Llenaire.

«No vamos a ceder al chantaje de una persona cobarde que actúa contra los más débiles, poniendo en riesgo la salud no sólo de los animales, sino potencialmente la de las personas», afirmó Antoni March, alcalde de Pollença.

Por este motivo, el Ajuntament adoptó medidas de emergencia de carácter inmediato, tales como realizar una completa limpieza de la playa, mantener la cadena de custodia del cuerpo del perro envenenado, solicitar la autopsia del mismo y presentar una denuncia ante la Guardia Civil.

Noticias relacionadas

Al mismo tiempo, el Consistorio transmitió las debidas condolencias a la familia propietaria del animal, unos turistas alemanes. Todas las sospechas sobre la autoría de los envenenamientos por parte de la autoridades competentes se centran en el entorno de los vecinos de la zona.