La niebla que afecta esta mañana la comarca de Anoia está retrasando la incorporación de los medios aéreos a las tareas de extinción del incendio forestal que desde este domingo al mediodía ha calcinado más de mil hectáreas en el término de Òdena (Barcelona) y que sigue sin control. | Efe

11

El incendio que se originó este domingo en Òdena (Barcelona) fue accidental, causado por unos trabajos con una máquina picadora de paja, según ha confesado un hombre de 59 años que se ha presentado en una comisaría de los Mossos, que le han imputado como presunto autor de un delito de incendio forestal.

El incendio, que ya ha calcinado 1.235 hectáreas de las comarcas de Anoia y Bages, se inició en la finca de Can Rossinyol, en el término de Òdena, y se ha extendido por los municipios colindantes.

Según han informado este lunes los Mossos d'Esquadra y los Agentes Rurales, las informaciones iniciales aportadas por los testigos sobre la posible área de inicio del incendio, entre los que se encontraba el presunto causante del fuego, presentaban contradicciones con los indicios recogidos por los agentes rurales.

Posteriormente, el presunto causante, que no se dedica a la agricultura como trabajo principal, cambió las manifestaciones que hizo en un primer momento a los agentes rurales.

Noticias relacionadas

Finalmente, fruto de la investigación realizada por los Mossos y los agentes rurales a raíz de las diversas contradicciones iniciales concluyeron que el incendio tuvo un origen accidental producido por los trabajos agrarios que realizaba un hombre de 59 años, nacionalidad española y vecino de Òdena.

El hombre se ha presentado esta mañana voluntariamente en dependencias policiales de Mossos d'Esquadra y ha reconocido que estaba manipulando una picadora de paja cuando se inició el fuego accidentalmente.