La policía se presentó en el hospital tras el ingreso del niño. | Redacción Sucesos

Un joven de 28 años fue juzgado este miércoles en Palma por maltratar al hijo de su pareja de tan solo tres años.

Los hechos se remontan al pasado día 9 de abril de 2014. Esa mañana, el padrastro del niño les acompañó a él y a su hermana al colegio, como hacía normalmente. A la hora del patio, una de las profesoras observó que el pequeño tenía un gran hinchazón en la frente con unas marcas que podían ser de una mano.

El niño fue trasladado al hospital de Son Espases donde fue atendido por un pediatra. El profesional indicó este miércoles que el golpe se produjo con una gran intensidad y que las marcas que presentaba en la frente eran de una mano de adulto o de un niño grande.

Actualmente, los cuatro hijos de la pareja se encuentran en una familia de acogida y disponen de tratamiento psicológico por las secuelas del supuesto maltrato. Tanto la madre como el padrastro de los niños niegan haber cometido o visto alguna situación de violencia en casa y mantienen que el crío se golpeó en el colegio. «Hubiese denunciado directamente si hubiese visto algo, no permitiría que él ni nadie hiciera daño al niño», afirmó la madre. Además, el padre negó que el niño tuviera ningún golpe cuando llegó al centro.

El juicio se suspendió a petición de la defensa, que reclamó poder revisar la declaración de los niño. La Fiscalía y el Consell insular reclaman para el acusado un año de cárcel.