La policía efectuó las detenciones tras recibir denuncias de numerosos robos. | A. Sepúlveda

6

Operación contra una banda de ladrones especialmente activa en los últimos meses en Palma. La Policía Nacional ha detenido a un grupo de seis personas a las que atribuye haber cometido un total de doce robos en viviendas de la Bonanova, Cala Major y San Agustín. Las pesquisas ahora se dirigen a averiguar si esta misma banda pudo cometer otros nueve asaltos en casas en la misma zona.

La investigación que ha dado lugar a la denominada ‘operación Occidente’, arrancó a partir de una oleada de robos cometidos durante los pasados meses de diciembre y enero en la misma zona. La sucesión de denuncias y el empleo de una mecánica similar por parte de los asaltantes hizo sospechar a los investigadores de que se trataba de un único grupo. Los sospechosos entraban en los domicilios, casi siempre primeros pisos o plantas bajas, a través de los balcones o las ventanas. Una vez dentro se hacían con dinero en metálico, joyas o dispositivos informáticos.

Entre los detenidos hay dos menores de edad. Uno de ellos tenía una orden judicial de ingreso en el centro de es Pinaret, donde ya ha sido llevado por los agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Según sostienen los investigadores eran precisamente los dos menores quienes, junto a un mayor de edad, entraban en los domicilios. Los otros sospechosos tenían otra participación: la de vender posteriormente el botín.

A raíz de la investigación ha sido posible recuperar y devolver a sus propietarios efectos y joyas sustraídas en siete domicilios. La policía continua las investigaciones para averiguar quiénes son los dueños del resto de objetos recuperados en la intervención.

Los detenidos pasaron a disposición judicial y los dos menores a la de la Fiscalía especializada.