El expárroco Pere Barceló, tras declarar en los juzgados de Inca en 2013. | ALEJANDRO SEPULVEDA - MALLORCA

El Juzgado de Instrucción de Inca ha finalizado la instrucción de la causa contra el expárroco de Can Picafort, Pere Barceló Rigo con la conclusión de que existen indicios racionales de que cometió un delito de agresión sexual contra una menor.

La decisión judicial ha sido recurrida por la defensa del sacerdote ante la Audiencia Provincial.

El auto de procesamiento deja al clérigo al borde de juicio por un delito penado con hasta quince años de cárcel, el más grave que se le podía imputar en este caso.

Quedan fuera del proceso las denuncias de cinco jóvenes que relataron ante el juez que sufrieron abusos sexuales pero cuando Barceló estaba en Cala Rajada. Estos hechos se han considerado prescritos.

La causa ahora está pendiente de que la Audiencia Provincial decida sobre el recurso del párroco contra su procesamiento. De mantenerse, pasará a la Sala que se encargue de juzgar los hechos y ante ella se presentarán los escritos de acusación y de defensa.