0

En un principio, estaba previsto que el jefe de la Policía Local de Marratxí, Antonio Ledesma, no declarara ante la Guardia Civil y sí lo hiciera ante la jueza del caso. Ayer tarde, tras una noche en los calabozos de la Guardia Civil, cambió de opinión y decidió colaborar con la Benemérita. Se le imputa un delito de negociaciones prohibidas a funcionarios y su abogado defensor, Eduardo Valvidia, alega que muchas de las imputaciones contra él están prescritas. Anoche quedó en libertad con cargos.