Un temerario salto desde más de veinte metros en unos acantilados de Cala Llamp puede costarle la movilidad en las piernas a un bañista suizo. El hombre, de 30 años, cayó mal al agua y se lesionó gravemente la columna vertebral, hasta el extremo de que no podía mover ni pies ni piernas. La policía, los bomberos y los médicos participaron en el complicado rescate, que duró una hora.

La víctima y un grupo de amigos se desplazaron el jueves por la tarde a sa Punta de sa Gavina, en Andratx. Se trata de un acantilado frecuentado por jóvenes que saltan al vacío, aunque en algunos tramos de la caída hay rocas y la policía ha alertado en distintas ocasiones de que es muy peligroso.

Mala caída

Poco minutos antes de las ocho de la tarde, el suizo se subió a la rocas, de más de veinte metros, y realizó un nuevo salto. Al parecer, se trata de un experto en esta modalidad, pero en ese salto cayó mal y quedó malherido. Sus compañeros notaron que algo iba mal porque cuando emergió del mar estaba en shock y cuando llegaron hasta él no podía moverse de cintura para abajo. Los amigos lo subieron a una pequeña embarcación y lo llevaron hasta un embarcadero próximo, donde recibió asistencia. Los Bombers de Mallorca, la Policía Local de Andratx y los sanitarios del 061 acudieron en su auxilio y lo primero que hicieron fue inmovilizarlo entre una camilla y una tumbona, para que no moviera la columna.

El hombre estaba consciente, pero seguía en estado de shock. Durante una hora, los equipos sanitarios estabilizaron sus constantes y calibraron el alcance de sus lesiones medulares. Luego, le dieron la vuelta en una camilla especial y lo sacaron por una piscina de un local, junto al mar. De ahí, lo trasladaron en ambulancia hasta un centro hospitalario, donde quedó ingresado.