3

Los municipios de Sóller, Deià y Fornalutx amanecieron ayer rotos de dolor. El llanto y el silencio se apoderaron de las localidades de la Vall donde se decretaron tres días de luto oficial, con las banderas ondeando a media asta.

Sóller acogía el minuto de silencio más multitudinario de toda su historia en recuerdo de María Rosa Martínez. Casi al mismo tiempo, en Deià, también se recordaba a la segunda víctima mortal de Balears por violencia de género. Algunos vecinos, muy afectados, sacaron a la calle velas y la música de los violines irrumpía el respetuoso minuto de silencio. La alcaldesa Magdalena López presidió un pleno extraordinario de condena por el brutal asesinato.

Por su parte, Jaume Albertí, alcalde de Fornalutx, muy afectado y prácticamente sin poder articular palabra alguna, afirmó: «Paso mucha pena por las niñas. ¿Qué será de ellas? María Rosa se encargaba del área de los servicios sociales y era una persona muy querida. Hace unos días me comentó que tenía problemas con su marido, pero nunca pensaba que esto podría acabar así», concluye.

En Sóller, algunas amigas y familiares de la fallecida mostraron su repulsa por el crimen. «Cuando mi marido se murió hace unos años ella trabajaba en el Ayuntamiento y me lo arregló todo. Era un encanto de mujer», afirmaba Dolores Carrillo.

Venancio, tío de la fallecida y Llucia, una amiga de la infancia, destacaron la gran calidad humana de María Rosa y atendieron amablemente a los medios.

Esta es la segunda muerte por violencia de género en lo que va de año en Balears, después de la ocurrida el pasado mes de enero en Son Bauló (Can Picafort). Con esta ya son 28 las mujeres que han muerto a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año en España.

Los diputados del Parlament balear guardaron ayer un minuto de silencio. El pleno de la cámara balear expresó su rechazo a este caso nuevo caso de violencia machista.