Alfredo Miralles, en una imagen de archivo en la presentación de un libro. | ultimahora.es

0

El Juzgado de Instrucción número uno de Palma ha citado a los sacerdotes Alfredo Miralles y Joan Darder para el próximo 16 de septiembre. Los dos tendrán que comparecer en un juicio de faltas en el que el primero está acusado de golpear e insultar al segundo en un altercado que se produjo hace dos semanas en las avenidas de Palma.

Al tratarse de una mera falta, Miralles como mucho tendrá que afrontar el pago de una multa en el caso de que sea condenado. Él mismo ha admitido en varias ocasiones que echó la mano al cuello del otro religioso y que le insultó. A continuación del incidente, el agredido acudió a una clínica palmesana donde se le realizó un parte de lesiones y a la Jefatura del Cuerpo Nacional de Policía para denunciar los hechos.

Investigación

Esta es la segunda causa judicial que tiene abierta Miralles a quien se investiga en ese mismo juzgado por delitos de índole sexual. En este caso, las pesquisas judiciales se encuentran aún en una fase muy temprana y están a la espera de las diligencias que realiza la policía para esclarecer los hechos y que fundamentalmente se dirigen a comprobar lo manifestado por el denunciante sobre varios menores. La denuncia proviene de un hombre de nacionalidad boliviana que trabajaba hasta hace unos meses como responsable de mantenimiento de la parroquia que dirigía Miralles, la de Sant Sebastià.

El denunciante relata varios hechos de índole sexual y en ella se detalla que el sacerdote fue visto por el responsable de mantenimiento en una situación sospechosa.

El religioso niega de forma tajante estos hechos y asegura que todo es una trama en su contra. El encargado de mantenimiento se ha visto inmerso en otros incidentes como la agresión hace unos meses a un sacerdote de la misma parroquia, hechos detrás de los que también hay un supuesto trasfondo sexual.