Previous Next
18

El joven de 23 años apuñalado en la calle Margalida Caimari de Palma continúa ingresado en Son Espases recuperándose de las lesiones padecidas. Ayer explicó los hechos, aunque pidió que no se publicara su nombre ni fotos suyas en las que pueda ser identificado, «porque prefiero no salir en la televisión ni en los periódicos».

El herido indicó que sobre las nueve y media de la mañana del viernes estaba con su novia «esperando el metabús con la metadona para ella. De repente vino un joven mayor que yo, de origen latino y de unos 26 a 33 o 34 años, que iba paseando un perro y me rozó de malas maneras cuando se cruzó conmigo». «Yo no me callo, soy un poco impulsivo, no pude callarme y le llamé la atención. No sé qué me dijo y fui a pegarle. Entonces vi que se metía la mano en el bolsillo, empezó a buscar algo y me dijo: 'quieres que lo arreglemos aquí'. Yo me olí el percal y le dije que siguiera su camino», agregó.

Regreso

Al cabo de unos minutos, el individuo con el que había discutido regresó a por él con el cuchillo en la mano. Al respecto, el herido manifiesta: «Yo no soy ningún santo, he estado en centros de menores y en la cárcel, he tenido problemas con las drogas pero ahora estoy rehabilitado y este verano he tenido trabajo, en mi vida no he hecho algunas cosas como tocaba, pero yo voy siempre con los puños, no llevo un pincho porque este tipo de cosas no las hago».

Noticias relacionadas

El joven de 23 años apunta que no conocía de nada al agresor y que «no se trata de un ajuste de cuentas ni nada así, no sé qué le pudo pasar por la cabeza». Al verlo venir con el cuchillo cogió una madera para defenderse: «Le di dos golpes con la madera y nos enganchamos, nos caímos al suelo y el me clavó dos veces el cuchillo, yo noté que me dio y grité, entonces él se levantó y huyó corriendo».

El joven de 23 años fue evacuado a Son Espases. «El médico me ha dicho que si todo sigue igual no hará falta operar, el lunes me darán el alta y podré pasar la Nochevieja en casa, podría haber sido peor pero por suerte o puedo contar», continuó. La policía se hizo cargo de la investigación. Acerca del agresor, el herido apunta: «No lo conocía de nada, debe ser de la zona porque primero paseaba al perro y después vino sin él, espero que caiga todo el peso de la ley sobre él».