Agentes de la Policía Local de Palma durante un control rutiranio de alcoholemia. | Michel's

Aunque la campaña de alcoholemia previa a las fiestas navideñas está prevista que de inicio el próximo lunes, durante toda la jornada de ayer, la Policía Local de Palma aumentó considerablemente sus controles en diferentes puntos de la ciudad.

Ante el notable aumento de conductores borrachos detectados en la capital balear y que, en algunos de los casos, se vieron implicados en accidentes de tráfico, la jefatura ha decidido incrementar los controles y sancionar a todos aquellos infractores.

Además, dentro del marco de la campaña nacional que pone en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre el control de personas que conduzcan bajo los efectos de alcohol o sustancias estupefacientes, la Policía Local habilitará un gran número de puntos de control entre los días 9 y 15 de diciembre. Se recuerda que conducir ebrio y arrojar una tasa superior de 0,25 implica 450 euros de multa y retirada de 4 puntos. Si la tasa de alcohol en sangre superara el 0,52 la sanción será de 600 euros y 6 puntos de retirada de carnet.