El coche, tras arrollar más de 25 vallas de separación de obras, volcó y quedó en el carril central. | Vasil Vasilev

14

Ponerse al volante de un coche habiendo ingerido una gran cantidad de alcohol no resulta nada recomendable.
En la madrugada de ayer, concretamente sobre las 00.50 horas, una joven que circulaba por la MA-19, autopista de Llucmajor, justo en el tramo comprendido entre Ikea y la fábrica de la Coca-Cola, por causas que se desconocen, perdió el control del turismo y provocó un aparatoso accidente de tráfico.

La conductora de un Toyota Yaris, se salió de la vía, colisionó contra las barreras de protección de las obras (muros de plástico de color rojo y blanco llenos de agua) que se llevó por delante más de 25. Finalmente, el coche volcó y quedó anclado en el carril central de la autopista.

Agentes del Sector de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, tres ambulancias medicalizadas del SAMU-061, Juaneda y Ambuibérica y la Policía Local de Palma se personaron en el lugar del siniestro para atender a la víctima.
La única ocupante del vehículo consiguió salir ilesa del aparatoso accidente. Tras someterla a la pertinente prueba de alcoholemia, la mujer arrojó un resultado que cuadruplicaba la tasa permitida.

El vehículo, sufrió daños de consideración y puede catalogarse como siniestro total. Afortunadamente, el Toyota no colisionó contra ningún coche que circulaba por la misma vía en ese momento.